Acerca de este blog


La gran ballena blanca

Por experiencia propia, desde épocas analógicas remotas, cuando las púas zurcaban triunfales el vinilo de los discos de 33 r.p.m.; la distopía apocalíptica nuclear era más posble que nunca; científicos y profesores argentinos eran golpeados con bastones largos y Pink Floyd conquistaba el lado oscuro de la Luna, fui descubriendo que en general acercar la gente a la ciencia o el conocimiento a la gente, por cualquiera de los caminos posibles: enseñanza, divulgación, periodismo o lo que fuera, no es tarea fácil, al menos no tan fácil como pasa con la gente y el futbol, el sexo, la saga de Star Wars, el horóscopo chino, los libros de autoayuda o la cerveza con picada en lo de Moe; pero sí tan exigente como cazar a Moby Dick.


Ficciones

Ante semejante panorama y considerando tanto mis recursos personales como mis intenciones citadas más arriba, de acercar los unos a los otros (y viceversa), no me quedó otra que echar mano a la milenaria estrategia del caballo de Troya, por eso este es un blog licencioso que apela a la ficción, la fantasía, las historietas y el humor, pero con la premisa básica de que no da para ser siempre divertido o entretenido, así como tampoco da para ser siempre serio y académico. Y así, pertrechado con todos esos medios, más el siempre fiel y oportuno "Deus ex machina", puedo transgredir con libertad las leyes naturales, aunque, paradójicamente, lo hago para que se conozcan más y mejor. Y si es necesario, porque el fin justifica los medios, café en mano y mouse en la otra, no vacilo en usar el más épico, licencioso y extremo de los recursos, haciendo que las cosas surjan, sin justificación, "ex nihilo"; recurso de la teología que ahora, irónicamente y con elegancia, lo es de la cosmología, al sostener esa idea tan religiosamente venerada por Stephen Hawking (et al) de que el Universo podría haber surgido de la nada.


Nosotros

Por otro lado, la ciencia no la hacen ángeles alados en el cielo geocéntrico del Dante, o en una galaxia muy muy lejana. Se hace acá en la Tierra, por hombres y mujeres tan oscuros y luminosos, tan falibles y vulnerables como vos y yo, sumergidos en el inseparable contexto histórico, político, social y económico de turno. Mi abordaje de la ciencia y la tecnología en el blog no puede ignorar esa situación, así como tampoco las ricas y profundas conexiones y puentes de la ciencia con las artes, el cine, la literatura y otras manifestaciones creativas, por eso el blog, además de licencioso, es ecléctico, polirubro, variopinto, heterogéneo; un cambalache donde conviven Einstein, Borges, Coldplay, las ecuaciones de Maxwell, Asterix, Maquiavelo, el Big Bang, la materia oscura, Umberto Eco y su sombra Dan Brown, Kuhn, las arvejas de Mendel, Frankestein, la Biblia, los papers free de arXiv, Star Trek, la colosal "Máquina de Dios", los diagramas H-R, el Tao Te King, el temerario gato de Schrödinger, la heroica perrita Laika y el resto del cosmos...


Nullius in verba

Y para no terminar esta página sin hacer un aporte, aunque sea infinitesimal, a la causa de un mundo mejor, hago un llamado a la solidaridad: para una sofisticada y compleja civilización tecnológica que todavía no ha erradicado la barbarie, ubicada en el tercer planeta a contar desde la estrella de tipo espectral G2V llamada localmente Sol, en el brazo de Orión de la galaxía espiral barrada de la Vía Láctea, se necesitan individuos con pensamiento crítico; que piensen con su propio cerebro y no con el ajeno; que interpreten los hechos desde puntos de vista diferentes del que ofrecen los promotores de las verdades únicas, absolutas e intocables; que estén dispuestos a abandonar la superficie y bajar a suficiente profundidad, con imaginación y libertad de pensamiento, para encontrar los vasos comunicantes, las sutiles conexiones existentes entre todas las cosas allí, en esa gran Mamushka que es la Naturaleza.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...